Origen y destino de nuestra leche

Entre campos, árboles, ríos y lagos, y a tráves de nuestra gente, nuestra leche es envasada y elaborada en origen, el sur.

 

El sur, sus tierras, y la humedad de sus campos, genera una rica cantidad de nutrientes, que crea y permite el crecimiento del pasto tierno que alimenta a nuestras vacas, que pastan en estas verdes praderas, para producir una leche de gran calidad y sabor.

La ordeña de nuestras vacas varía según la época del año. En verano, son ordeñadas dos veces al día, ya que la producción de leche es mayor; y en invierno una vez al día, cuando la producción lechera disminuye. Éste es un trabajo que requiere compromiso, dedicación y que se realiza diariamente.

 

 

Cada día, decenas de camiones recolectores de Colun recogen la leche en los distintos campos de nuestros Cooperados, para ser llevada inmediatamente a nuestras plantas productoras, ubicadas en La Unión y Río Bueno. Esto permite que todos nuestros productos sean elaborados con la leche fresca de cada día.

Antes de ingresar a Planta, la leche es sometida a diversos análisis para controlar su calidad,  inocuidad y legalidad. Una vez aceptada, es pasteurizada y se estandariza su nivel de materia grasa, para distribuirse en las diferentes áreas de la Planta y transformarse en productos lácteos de primera calidad.

 

Una vez fabricados los productos, se controlan rigurosamente por métodos microbiológicos, fisicoquímicos y sensoriales, para garantizar los más altos estándares de calidad antes de llegar a los consumidores. Todas las etapas del proceso y sus controles específicos, se respaldan con registros auditables, para garantizar la trazabilidad de la leche y los ingredientes usados en las fabricaciones, además de los productos terminados distribuidos al mercado.

Finalmente, todos nuestros productos salen desde nuestro Centro de Distribución para ser entregados a lo largo de todo Chile. Así es como llevamos toda la magia del sur a la mesa de todos los hogares chilenos.